tratamiento para el bruxismo

El tratamiento para el bruxismo y sus consecuencias

El bruxismo es una enfermedad silenciosa, padecida por un 70% de la población española. 

¿De qué se trata esta enfermedad? Consiste en apretar la mandíbula de manera inconsciente, al punto de hacer rechinar nuestros dientes. Estas malas costumbres logra que nuestras piezas dentales se desgasten, provocando fisuras, fracturas, o incluso, la pérdida del diente. 

Se puede presentar durante el día o la noche, más frecuentemente durante la inconciencia del sueño. Suele ser detectada por una persona cercana que descubre la situación, o por el odontólogo al encontrar el clásico desgaste de la patología en una revisión de rutina.

El bruxismo no distingue edades ni géneros. Puede aparecer desde temprana edad y afectar de igual forma a hombres o mujeres.  

¿Cuáles son las causas?

Existen diversas teorías respecto a las causas de la enfermedad. Se desconoce su origen, pero el mismo suele ser arraigado a situaciones de estrés y trastornos del sueño. También suele relacionarse con la mala alimentación, alineación defectuosa de los dientes, presencia de trastornos respiratorios, malas posturas a la hora de dormir y ansiedad. 

Los expertos investigan sus verdaderas causas pero aún es un misterio a resolver.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Podremos enumerar diferentes consecuencias que brinda esta patología. 

Entre ellas podremos destacar:

  • Sensibilidad dental: Especialmente al frío, calor y alimentos dulces.
  • Constante dolor de los músculos faciales y dientes: Dada la constante presión de los dientes, las encías suelen inflamarse provocando sensibilidad en la zona.
  • Hipersensibilidad aguda: Al generar la acción de rechinar los dientes, las piezas dentales se comienzan a desgastar, se astillan y provocan un dolor agudo en la zona mandibular.  
  • Irradiación del dolor: La inflamación puede extenderse a otros órganos, produciendo dolor de cuello, oído o cabeza.
  • Insomnio: El malestar producido por el dolor puede derivar en dificultades para conciliar el sueño.

Todas sus consecuencias pueden agravarse al no ser tratadas a tiempo, provocando patologías más severas como alteraciones articulares, disyunción maxilar, o incluso, contracturas musculares. Asimismo, el constante desgaste de los dientes y su posterior fractura, puede derivar en la pérdida de la pieza dental. 

tratamiento para el bruxismo

¿Cómo puede tratarse?

El odontólogo será el especialista encargado en realizar el diagnóstico correspondiente. Dentro del cuadro clínico, observará las posibles causas de la patología a fin de revertir la situación. 

Los tratamientos relacionados al bruxismo, suelen estar orientados a disminuir el rechinamiento de los dientes para revertir el desgaste del esmalte, eliminar el dolor y evitar posibles daños futuros. En general se contemplaran causas tanto físicas como psicológicas. 

Dentro de sus tratamientos podremos destacar dos variantes: 

  • Férula de descarga: Ante un caso de bruxismo nocturno, el especialista recomendará al paciente el uso de una fécula de descarga. Una prótesis realizada a medida, ajustada a la dentadura del paciente, que deberá utilizarse durante las horas de sueño. Su fin será intentar relajar la zona y reducir el impacto del rechinamiento de las piezas dentales. De este modo, evitaremos el desgaste del esmalte dental. 
  • Rehabilitación protésica: Ante un caso avanzado de bruxismo, con desgaste de los dientes y su esmalte, se buscará rehabilitar protésicamente las piezas dentales con el fin de recuperar la posición articular.

Desde Clínica Cairo Franch, aconsejamos realizar acciones que ayuden a controlar el estrés y tensión muscular a fin de reducir el avance de la patología. Realizar ejercicios de relajación, masajear las zonas musculares mandibulares y dormir las horas adecuadas, serán indispensables para mantener un equilibrio de nuestra salud. Realizar los controles de rutina nos ayudarán a descubrir cualquier anomalía a tiempo, evitando el avance de la enfermedad.