Mascarillas y la salud bucodental

Mascarillas y la salud bucodental: Consecuencias y prevención

Sin dudas, la pandemia del COVID-19 ha llegado para cambiar nuestras vidas. Desde nuestros hábitos, costumbres, hasta nuevas formas de cuidarnos.

Junta a ella ha llegado un nuevo acompañante, el uso de la “mascarilla”. A fin de proteger y protegernos, hemos tenido que acostumbrarnos al uso de este objeto, ya conocido por los trabajadores de salud, pero nuevo para el ciudadano común.

Su uso ha despertado toda clase de molestias, desde la sensación de falta de aire, sudoración, aumento de acné, lentes que se empañan, o la simple frustración. Sin embargo, con el transcurso de este año, nos hemos ido acostumbrado convirtiéndose en un accesorio más, tan habitual como un arete.

Por tal motivo, especialistas de la Universidad CEU San Pablo, han analizado esta “nueva normalidad” a fin de esclarecer las consecuencias de su uso cotidiano.

¿Cuáles son las consecuencias del uso de mascarillas?

Los especialistas han descubierto diversas consecuencias ante el uso de mascarillas y la salud bucodental. Entre ellas podemos destacar enfermedades bucodentales y descuidos en la higiene. 

Halitosis: 

Más conocido por “mal aliento”. Es una enfermedad bucodental que puede ser fácilmente detectable con el uso de la mascarilla. El aire que inhalamos y exhalamos por nariz y boca, permanecerá por más tiempo en contacto con nuestro sistema olfatorio, dando lugar a la detección de olores en nuestro aliento. Es habitual que una persona que presente halitosis, no sea consciente de su afección. Con el uso de la mascarilla, tomará conciencia de su estado actual. 

Para quienes no padecen la enfermedad, podrán notar un olor más intenso, dado que si excedemos el tiempo de uso recomendado, daremos lugar a la acumulación de la saliva produciendo un mal olor. 

En caso de padecer estás molestias, es aconsejable visitar al odontólogo para despejar cualquier duda. 

Alteraciones dentales: 

El uso de la mascarilla puede ayudar a la aparición de tinciones, caries y enfermedades periodontales. 

La falta de oxígeno puede desestabilizar la convivencia de las distintas especies de bacterias que habitan con normalidad en la cavidad oral. El desbalance del equilibrio bacteriano, favorecerá a las bacterias anaerobias, quienes son las responsables de las pigmentaciones externas en los dientes, como también de la caries y las enfermedades periodontales. 

Sin embargo, si utilizamos adecuadamente la mascarilla, la probabilidad de esta condición es casi nula. 

Mascarillas y la salud bucodental

Cambios en nuestros hábitos: 

La costumbre que generó el paso del tiempo puede ser favorable para nuestro cotidiano, pero puede causar un acostumbramiento inadecuado, olvidando el cuidado que se merece. 

Frente al miedo de contagio ciertas accionar clásicas de nuestra higiene bucodental, como es el cepillado de dientes fuera de casa, han quedado descartadas. 

También se ha detectado la disminución de ingesta de líquidos, por miedo a quedar desprotegidos, olvidando que el agua ayuda en el proceso de autolimpieza de la boca y favorece la producción de saliva. 

¿Cómo prevenir las enfermedades bucodentales con el uso de la mascarilla?

Para prevenir las consecuencias antes mencionadas, debemos iniciar por la elección de la mascarilla más adecuada. Otras importantes observaciones serán:

  • Mantener una dieta de comidas y bebidas saludables: Evitar la ingesta de azúcares, cuando no encontremos posibilidad de cepillar nuestros dientes en lo inmediato. 
  • No descuidar nuestra higiene oral: Si no encontramos un lugar adecuado para realizar nuestro cepillado habitual, debemos recordar cepillarnos tan pronto ingresemos a nuestro hogar. 
  • Continuar con las revisiones al odontólogo: No debemos postergar nuestras visitas al odontólogo, la detección de una anomalía a tiempo puede ser crucial para su recuperación. 
  • No disminuir la ingesta de agua: La hidratación es fundamental, tanto para la salud bucodental como nuestra salud en general. 
  • En caso de mascarillas descartables, desecharlas en cuanto hayamos realizado todos los usos recomendados. En caso de mascarillas lavables, mantener una higiene adecuada, realizando los lavados recomendados.

En conclusión, debemos destacar que las mascarillas no son responsables de la aparición de las patologías bucodentales, sino que su uso prolongado o inadecuado puede desarrollar la activación de las mismas. Debemos ser conscientes de las consecuencias y realizar un uso adecuado, sin descuidar nuestros buenos hábitos de higiene bucodental e hidratación.   

Desde Clínica Cairo Franch, destacamos la importancia de realizar los controles de rutina a fin de detectar cualquier anomalía a tiempo.