Skip to content

Inteligencia Artificial y Salud bucodental: usos y beneficios

Si nos abstraemos del concepto de inteligencia artificial fabricado por las películas de ciencia ficción, podemos dar cuenta que la llamada “IA” es una realidad y una aliada importante en tratamientos médicos y científicos. 

El término inteligencia artificial (IA) se remonta a una conferencia de investigadores de Dartmouth e IBM en 1956. Actualmente, la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial la define como: “los mecanismos subyacentes al pensamiento y comportamiento inteligente y su materialización en máquinas”. En otras palabras, genera sistemas que piensan y aprenden de su experiencia, asemejándose al comportamiento humano. 

Aplicación y beneficios de la IA

La principal ventaja que aporta la IA a la odontología es la utilización de la “Big Data”, es decir, el uso de una inmensa cantidad de datos almacenados a nivel mundial, como también las infraestructuras, tecnologías y servicios que han sido creados para poder gestionar esa información. 

– Permite actuar a futuro mediante la organización de datos del paciente, sus tratamientos y su evolución. 

– Mediante el reconocimiento de patrones, la IA puede indicar a los médicos y radiólogos de modo veloz y con mayor precisión, las áreas más probables en las que pueden surgir caries y otras enfermedades.

– La IA es utilizada en muchos escáneres intraorales, permitiendo que se detecte de modo más fácil qué partes deben ser analizadas y cuáles no.

– Permite analizar datos no estructurados en la historia de un paciente y encontrar patrones para descubrir posibles problemas de salud bucal. 

– Encontrar correlaciones entre síntomas por medio del uso de datos de miles de prácticas privadas. 

– Mejorar la elaboración de varios tipos de prótesis dentales como alineadores precisos y determinar un plan dental. Incluyendo cómo deben moverse los dientes, cuánta presión debe aplicarse y dónde están los puntos de presión en dientes específicos. 

– Posibilita la detección de irregularidades en imágenes que incluso el dentista más experimentado podría pasar por alto.

– El paciente puede disponer de toda la información sobre su estado y tratamiento en un dispositivo móvil.

– Los resultados se obtienen casi en tiempo real, lo que permite un mejor diagnóstico y tratamiento.

– Las máquinas pueden funcionar sin pausa y sin aburrirse.

inteligencia artificial y salud bucodental

Otros beneficios de la relación entre Inteligencia Artificial y Salud Bucodental

La IA también ayuda a mejorar la gestión de las clínicas, ya que las máquinas pueden advertir al paciente las condiciones en las que debe asistir a la consulta. De esta forma, se puede recopilar todo el historial médico del paciente, prever sus comportamientos y ayudar a que el odontólogo pueda adaptarse mejor a sus necesidades.

Problemas de seguridad y cuestionamientos éticos

Es importante aclarar que la IA no sustituye al dentista, sino que mejorará su capacidad para detectar problemas, permitiendo que la misma cantidad de personas puedan realizar más tareas o atender a mayor cantidad de pacientes. Pero las cuestiones éticas y morales no estarán en manos de máquinas y la decisión final siempre la tomarán los profesionales. 

Respecto a las inquietudes que puedan generar la privacidad y posible manipulación, existen diferentes normas como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) que buscan la seguridad y anonimato de cada paciente. 

Una ventana hacia el futuro

Se prevé que en el futuro, las herramientas de análisis de aprendizaje profundo ayudarán a diagnosticar y planificar tratamientos de enfermedades periodontales.

Del mismo modo, se espera que la IA ayude a la detección temprana de periimplantitis y brinde modelos predictivos más sofisticados para mejorar el movimiento del diente. 

También se podrá detectar de forma más temprana y precisa el cáncer oral aplicando análisis de imágenes de aprendizaje profundo.

Por tal motivo, el uso de la IA en la atención odontológica y médica se multiplicará por diez en los próximos cinco años. Será importante abrocharse los cinturones, porque este viaje al futuro recién comienza.

Pide Cita en Clínica Cairo Franch