Skip to content

Halitosis: Tipos y Tratamientos

Halitosis, un mal rodeado de mitos, vergüenzas y tabúes. Una patología que padece un tercio de la población y alerta acerca de la presencia de otras afecciones.  

¿Qué es la halitosis?

El mal olor bucal, también llamado halitosis, es el conjunto de olores desagradables u ofensivos que emanan de la cavidad bucal, un problema que puede padecer toda persona.

Este olor desagradable es más intenso en los primeros momentos del día, dado que las bacterias han tenido varias hora para multiplicarse y el flujo salival disminuye durante la noche. La escasez de saliva favorecerá al desarrollo de gases malolientes y perceptibles.

Algo similar ocurre tras varias horas de ayuno, durante situaciones de estrés o tras conversaciones prolongadas. 

Dicha patología cuenta con una particularidad, suele ser imperceptible para quién lo padece. 

¿Cuáles son las causas de la halitosis?

La aparición del mal aliento se debe a la presencia de gases, denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV), en el aire expelido desde la cavidad bucal.

Los tres compuestos sulfurados volátiles más importantes son el sulfuro de hidrógeno, el metilmercaptano y el dimetil sulfuro. El mecanismo de producción de estos CSV se encuentra directamente asociado con el metabolismo proteico de ciertas bacterias, principalmente anaerobias gram-negativas.

El proceso suele tener lugar en la zona posterior del dorso lingual, aunque también puede producirse en otras localizaciones, como en las bolsas y las pseudobolsas periodontales.

Los productos malolientes resultan de la fermentación bacteriana de proteínas, péptidos y mucinas encontradas en la saliva, sangre, fluido crevicular, neutrófilos lisados, células epiteliales descamadas y cualquier resto alimentario retenido en las superficies orales.

halitosis

¿Cuáles son los tipos de halitosis? 

Existen diferentes tipos de halitosis. 

– Halitosis genuina: El mal olor está verdaderamente presente.

Aproximadamente en el 90% de los casos de halitosis genuina, el origen del mal olor está en la boca. De estos, alrededor del 60% de los casos se asocian con algún tipo de patología periodontal (gingivitis en un 30% y periodontitis en otro 30%). 

– Pseudohalitosis: No existe mal olor bucal pero el paciente cree que tiene halitosis y realiza el tratamiento.

– Halitofobia: Aquel que ha realizado el tratamiento y continúa creyendo que posee halitosis. 

Tanto la pseudohalitosis como la halitofobia poseen un importante componente psicológico.

¿Cuál es el tratamiento para la halitosis?

Una vez diagnosticada la halitosis, se procederá a realizar el tratamiento adecuado para el tipo de patología. 

En caso de una halitosis fisiológica, patológica y pseudohalitosis podrá tratarse con su odontólogo de confianza.  

El tratamiento de la halitosis patológica extraoral será responsabilidad de un médico general. Mientras que en el caso de una halitofobia, el tratamiento deberá ser realizado por un psiquiatra o psicólogo.

El tratamiento de la halitosis oral tiene como objetivos disminuir el número de bacterias productoras de mal olor presentes principalmente en el dorso posterior de la lengua y en los surcos o bolsas periodontales, reducir los sustratos proteicos disponibles que intervienen en el proceso metabólico de estas bacterias y, por último, neutralizar estos productos malolientes para que dejen de ser perceptibles.

El tratamiento constará de:

  • Cepillado de los dientes y de las encías: Ayudará a reducir la cantidad de bacterias y de sustratos, además de colaborar en la prevención de las dos enfermedades más importantes de la boca, la caries y las enfermedades periodontales. El cepillado adecuado debe prolongarse al menos 2 minutos.
  • Seda dental: Es fundamental para reducir tanto las bacterias como los sustratos, dado que la zona interdental es muy proclive a la acumulación de ambos, además de ser de difícil acceso. También se pueden usar cepillitos interdentales.
  • Limpiador lingual: Limpiar la lengua será fundamental, dado que es el lugar más importante en la producción de gases. Se debe a que hay una gran acumulación de sustratos en su superficie, que es muy rugosa por la presencia de papilas y posee una gran cantidad y variedad de bacterias. Los limpiadores linguales se deben usar con suavidad. 
  • Colutorios: Además de reducir las bacterias, si tienen compuestos antisépticos, permiten disminuir la volatilización de los gases. La combinación en un colutorio de antisépticos junto con sales de zinc, ha demostrado científicamente su eficacia en el  control de la halitosis.
  • Encías sanas: La gingivitis y la periodontitis son las causas más importantes de halitosis, por lo que será fundamental mantener nuestras encías sanas.

Desde Clínica Cairo Franch acompañamos a los pacientes con halitosis en su diagnóstico y tratamiento, a fin de restaurar nuestra confianza y salud bucodental con una sonrisa libre de malos olores. 

Pide Cita en Clínica Cairo Franch